Los robos a estancos

Muchos son los estancos que cierran en agosto y se exponen a los robos en veranos. Otros por el contrario abren todos los días para mejorar su posición comercial en su zona y para otros cerrar es un lujo que no se pueden permitir.

También los hay que deciden reducir el número de horas abiertas al público y cerrar por la tarde. Es un mes de cambios de horarios y hábitos comerciales. Barrios con poco movimiento y calles desoladas de las grandes ciudades contrastan con los grandes stocks y acumulación de efectivo en los estancos de costa. Lo que sí sabemos es que cada año por estas fechas sufrimos un incremento notable de robos y atracos.

Los ladrones no hacen vacaciones.

Cada estanco es un universo distinto, con sus peculiaridades y necesidades. Todos somos estancos, el tabaco es nuestro principal producto que hace de locomotora para que cada día en nuestros establecimientos entren cientos de personas.

Estancos cerrados en Vacaciones

Pero también somos conscientes de la gran heterogeneidad del sector. Las expendedurías de costa esperan estas fechas con gran expectación y muchos estancos por el contrario ven vaciarse calles y barrios de gente que aprovecha estos días de fiesta para huir de las grandes ciudades buscando el merecido descanso estival.

Lo que si sabemos, y eso es estadístico, que tanto en los establecimientos donde sus ventas se incrementan como los que cierran todo el verano, hay un repunte considerable de robos en esta época del año.

Vamos a recordar que no debemos olvidar ni descuidar en función de nuestra situación.

Cerrando el estanco en agosto

Cuando puedes irte de vacaciones…

Si estamos en este grupo es porque tenemos una facturación lo suficientemente confortable para cerrar durante este periodo y vamos a disfrutar de nuestras merecidas vacaciones durante el periodo donde lo hace la mayoría de los mortales, o bien, a pesar de que nosotros abriríamos no nos queda otra opción que cerrar, porque donde nos encontramos estamos obligados a hacerlo porque aquí en verano no quedan ni las ratas.

Sea cual sea nuestro motivo origen del cierre, vamos a recordar que deberíamos hacer para pasar unas buenas vacaciones:

  • Revisar nuestros sistemas de seguridad. Antes de irnos, debemos revisar que nuestros equipos funcionan. Hagamos saltar la alarma para ver que nos llaman y avisan del salto desde la central receptora de alarmas. Si tenemos alguna duda sobre el funcionamiento de algún elemento, detector, volumétrico, etc. hagámoslo saltar y ver si funciona o no. Si además disponemos de un equipo donde los elementos detección funcionan con pilas – equipos desaconsejados para un estanco – comprobemos que funcionan y que nos detectan.
  • Reducción de stocks. Tenemos que estar lo más vacíos posibles. Ya compraremos a la vuelta. Sabemos que no es fácil y que un establecimiento como el nuestro con tantas referencias dejarlo muy vacío es difícil. Hagamos un esfuerzo.
  • No llevarse el tabaco a ningún otro sitio. Reduzcamos el stock, pero lo que no podamos reducir, lo que quede de mercancías, se queda en el estanco. No nos llevemos tabaco a casa ni hagamos cosas raras. El mejor sitio donde está nuestro tabaco es en la máquina de tabaco o en el estanco en sí. Allí tenemos medidas de seguridad adecuadas – o deberíamos tenerlas – un seguro para el estanco que nos asegura la mercancía, etc.
  • Avisar a algún vecino que nos vamos y cuando volvemos. Para que sepan que si ven movimientos raros o sospechosos avisen rápidamente a la policía. Muchos de los intentos de robos frustrados es gracias a la actuación de vecinos que como conocedores del barrio, detectan movimientos no habituales.
  • Seguro en vigor. Comprobemos que tenemos el seguro en vigor y que cubre el robo.

Si puedes irte de vacaicones...Estanco Seguro

 

Estancos en zona de costa, montaña o vacacionales

Consejos para la época estival

Estos estancos son aquellos que reciben durante una época del año determinada, habitualmente en verano, una gran afluencia de visitantes y que multiplican con mucho su facturación.

En pocos meses hemos de trabajar para todo el año.

Sin duda eso tiene grandes ventajas, trabajaremos y concentraremos nuestro esfuerzo durante poco tiempo pudiendo trabajar más tranquilos el resto del año, y por el contrario los meses de trabajo son una auténtica locura! Estrés, nervios, personal, esos meses son de infarto.

  • Mayores stocks. Sabemos que cada año nos pasa lo mismo y por lo tanto, no debemos improvisar. Debemos tener el almacén preparado y acondicionado para tal incremento y necesidad de espacio. La mercancía debe quedar igualmente protegida por la noche y en las horas de cierre. No llevarse la mercancía a casa ni a oros lugares.
  • Mayor movimiento de efectivo. Nuestros ya altos niveles de efectivo se van a ver incrementados y con ello nuestra facturación. Hemos de adecuar nuestros ingresos y nuestros hábitos de seguridad para no encontrarnos con alguna sorpresa.
  • Adecuar capitales asegurados en nuestras pólizas de seguro. Tenemos más stock en nuestros estancos y por tanto nuestra póliza de seguro debe reflejar ese incremento. Si el aumento de existencias es anual y durante un mismo periodo, nuestra póliza debería reflejarlo de forma automática. Si no es así, deberemos recordar hacerlo.
  • Mejora hábitos de seguridad. Tenemos un mayor movimiento tanto de mercancías como de efectivo y por tanto deberemos estar alerta y tomar mayores precauciones. Ir acompañado al ingresar, cambiar la ruta, no ser previsibles, etc.

Estancos en verano abiertos

Abrimos mediodía o unas pocas horas

Horario de Verano

Estancos donde no cerramos en todo el mes de agosto.

Por lo que sea, pero ahí estamos. Si nos encontramos en zonas urbanas donde la población ha huido hacia la playa o la montaña, pero por las circunstancias es que estamos abiertos, ¡extrememos las precauciones!.

No descuidemos nunca las medidas de auto-protección.

Calles y plazas desiertas, pocos vecinos, escaso tráfico… y nosotros de los pocos que estamos abiertos, siempre ha sido ésta una mala combinación.

Tanto para los robos con violencia – atracos- como para los robos con fuerza– en horas de cierre-.

Tomar medidas

Por tanto, extrememos las precauciones:

  • Revisar los sistemas de seguridad que ya disponemos. Que todos los sistemas funcionen correctamente. Hagamos saltar la alarma y comprobemos que todos los detectores funcionan.
  • Instalación de sistemas de imágenes y/o botones de abertura a distancia. Uno de los grandes riesgos que nos encontramos en los establecimientos que se encuentran abiertos en zonas poco pobladas es robo con fuerza o atraco. No escatimemos en la instalación de estos sistemas. Nos darán seguridad y tranquilidad.
  • Cuidado a las horas de cierre. Persianas a medio bajar, personas con cascos de motos en la cabeza, ventas a última hora… extrememos las precauciones en esos momentos.

Stock bajo mínimo en Vacaciones en Estancos