Después de muchos años y de no menos intentos de divulgar por parte de las asociaciones y medios del sector la importancia de disponer de un almacén con una puerta blindada o de difícil acceso, nos seguimos encontrando estancos que aún no disponen de esta medida de auto-protección contra robo, siendo ésta, una garantía para que los amigos de lo ajeno no se apoderen de nuestra mercancía de más valor: el tabaco.

Disponer de un almacén

Cada día nos encontramos con estancos que no disponen de un almacén específico para guardar las mercancías en horas de cierre.

Cada vez parece más difícil concienciar de su importancia dada la coyuntura actual de nuestra actividad.

La reducción generalizada de stocks en nuestros estancos, la compra periódica y casi diaria para muchos en tiendas y delegaciones de Logista, parece que nos haga perder de vista su importancia.

Desde estas modestas páginas, vamos a seguir insistiendo en su relevancia.

Tengamos en cuenta que a pesar de nuestros esfuerzos en reducir los stocks, ya sea por convencimiento o por necesidad, seguimos almacenando un cuantioso valor que debemos de proteger.

Disponer de una seguridad eficiente y de unas medidas de auto-protección frente a los robos adecuada pasa por a veces, tan solo racionalizar los espacios que disponemos sin olvidar que seguimos siendo uno de los comercios con mayor índice de robos con fuerza en Catalunya.

Aunque solo sea por un motivo económico, siempre nos saldrá a cuenta proteger un pequeño espacio que uno grande.

Cuanto mayor sea nuestro local, más cuantiosa y difícil será disponer de una protección adecuada si no disponemos de un almacén.

Si pensamos que el disponer de una alarma es suficiente, nos equivocamos.

Disponemos de un almacén seguro

Disponemos de un almacén seguro

Almacén Seguro

El objeto de una alarma no es impedir que entren en nuestro establecimiento, si no que la finalidad real es la de reducir el tiempo de actuación de nuestros asaltantes a 2 ó 3 minutos.

Si durante este corto pero intenso espacio de tiempo, los ladrones tienen la posibilidad de acceder a nuestras mercancías… estamos listos!

El hecho de centralizar las mercancías en un espacio determinado nos permite protegerlas de una manera más eficiente.

Cualquier medida que instalemos en nuestro perímetro  exterior, puertas metálicas exteriores, rejas, cristales de seguridad, etc.

Podrán ser saboteadas al disponer los asaltantes de un factor clave: el tiempo. Tienen tiempo de cortar, arrancar, sabotear, … cualquier medida de protección exterior que dispongamos.

Es en el momento que los ladrones han conseguido entrar en nuestro establecimiento cuando las protecciones electrónicas comienzan a realizar su trabajo, inicialmente la detección del movimiento para a continuación comienza a transmitir la señal o la imagen de la intrusión a la central de alarmas.

Es entonces cuando nuestras medidas interiores son claves.

Si los intrusos campan a sus anchas, en pocos minutos, darán cuenta de su capacidad y profesionalidad.

No pensemos que por haber colocado los cartones en estanterías y habernos desprendido de las cajas de su embalaje estamos a salvo.

Grandes bolsas industriales, sábanas, mantas o hasta sacos para retirar runa harán de contenedores para poder transportar nuestra preciada mercancía hasta sus vehículos para emprender la huida en pocos minutos.

Si por el contrario hemos hecho los deberes y se encuentran con una puerta cerrada para acceder al almacén, deberán de romper o sabotear la puerta, con una diferencia clave en relación a los cerramientos exteriores, que ahora sí tendrán esos 2 ó 3 minutos para sabotear esa puerta interior y además, cargar con la mercancía hasta sus medios de transporte.

Es decir, el hecho de disponer de una puerta segura en el almacén nos va a permitir que los ladrones no se salgan con la suya.

Centralizar las mercancias

Centralizar las mercancías

Además una puerta ni tiene mantenimiento ni se estropea.

¿Qué tipo de puerta me instalo en el almacén?

La respuesta es bien sencilla, la mejor que podamos.

Existen en el mercado un numeroso abanico de posibilidades para proteger nuestro almacén.

Si instalamos una puerta blindada como la que se instalan en pisos y viviendas – menos de 1.000 euros- será una solución magnífica.

Pero si reforzamos la que ya tenemos, contrachapándola con metal y le instalamos una cerradura de seguridad, también lo será.

Una solución eficaz y sencilla también son las puertas tipo ballesta o tijera, que aunque como cerramiento exterior no son adecuadas para un estanco cuando se encuentran sin complementar a ninguna otra, si lo son en el interior de nuestro estanco.

Recordemos que la limitación temporal que nos da la alarma es nuestro aliado y le hemos de sacar provecho.

Con un cerramiento metálico sencillo puede ser suficiente.

Si no disponemos de almacén porque físicamente no es posible, o tenemos toda la mercancía expuesta en el patio de ventas, es entonces y solo entonces cuando debemos plantearnos otras posibilidades como medidas de protección.

Pero si nos es posible, no lo dudemos.

Muchos de los estancos que ya disponen de ese espacio seguro y de esa puerta en el almacén que han sufrido un robo, pueden dar cuenta de ello.

 

TRUCO: LOS LADRONES SIEMPRE GOLPEAN LAS PUERTAS HACIA DENTRO CON EL FIN DE ROMPERLAS, SI CAMBIAMOS LA DIRECCION DE ABERTURA Y SE ABREN HACIA AFUERA, LA DIFICULTAD DE ROMPERLAS ES MUCHISIMO MAYOR.

Cambio en la dirección de la apertura de la puerta.

Trucos para mejorar la seguridad