Dada la gran cantidad de oferta en elementos de seguridad, en muchas ocasiones me preguntan qué sistema de seguridad es mejor, si éste o aquel. Esta pregunta tiene difícil respuesta sin hacer una revisión del establecimiento, porque dependerá de las circunstancias concretas del mismo,  de su distribución, de su posible vulnerabilidad específica, de sus accesos,  del volumen de tabaco almacenado,   … y de cómo sean de seguros los elementos físicos (puertas, rejas, …) o electrónicos (alarmas…) con los que ya contamos.

El mismo elemento puede ser muy útil para unos y muy poco efectivo para otros de pendiendo de esos elementos ya preexistentes. Vamos a analizar qué elementos pueden ser complementarios a nuestros sistemas y como antes de invertir para cambiar o incorporar un nuevo elemento, intentemos ver cuál puede ser nuestra prioridad en esta materia.

Un estanquero no es especialista en seguridad

En un principio, siempre que nos instalamos un nuevo sistema de seguridad es para mejorar.

Somos conscientes del riesgo que corremos, y no estamos muy seguros de donde deberíamos invertir. Encontramos en el mercado un numeroso abanico de empresas con un no menos diverso catálogo de productos y no todos son adecuados para nuestro negocio. No será lo mismo proteger una zapatería, una ferretería que un estanco o una joyería. Somos estanqueros, no especialistas en seguridad, pero por encima de todo somos empresarios que hemos de gestionar nuestro negocio con el rigor i la austeridad necesaria.

Es lógico que el precio siempre tenga un papel fundamental en nuestra elección, pero también puede ser que el precio nos lleve al error, ya sea en caro o en barato.

Seguridad en estancos

Analizando lo que necesitas

Podemos pensar que una alarma barata es suficiente “porque todas son iguales” o que “si quieren entrar, entran igual” creencias tan generalizadas como falsas. O, pensar que como nos hemos  gastado un dineral en una alarma carísima, con multitud de cámaras que controlamos desde el móvil, haciendo un esfuerzo económico importantísimo, ya no nos hace falta nada más, sin tener en cuenta que quizá no necesitamos tanta sofisticación electrónica, y quizá si, una puerta de seguridad en el almacén.

En realidad necesitamos menos cosas de las que podemos pensar inicialmente, pero han de ser proporcionadas al riesgo de nuestro negocio, adecuadas a nuestro establecimiento y complementarias entre sí.

La combinación de varios elementos de seguridad será la clave de que en caso de robo, nuestros amigos los ladrones, no se salgan con la suya.

Evaluando tu estanco

Para ello, deberíamos hacer primero una pequeña autoevaluación de nuestros sistemas y valorar nuestras prioridades. Desde la Federació Catalana d’Estanquers que conforman las Asociaciones y Gremios provinciales de Catalunya, ponemos a disposición de cualquier estanco la posibilidad de ser evaluados de forma gratuita el nivel de seguridad y las carencias de seguridad de nuestro establecimiento.

La confección y el desarrollo del PROTOCOL DE SEGURETAT PER ESTANQUERS intentamos marcar un orden general de prioridades en esta inversión.

Medidas de seguridad clave

Vamos a enumerar los elementos clave de seguridad, son tan solo 3. Si disponemos de ellos será mucho más difícil que tengamos un robo, y si lo tenemos, su impacto será menor.

  1. Puerta exterior metálica ondulada + ballesta o, puerta de seguridad,
  2. Alarma conectada a central de seguridad
  3. Puerta blindada o seguridad en almacén.

Partiendo de la base que es muy difícil generalizar y que siempre al hacerlo cometemos errores dada la gran diferencia de establecimientos que conforman la numerosa red de estancos, la combinación de estos tres elementos es fundamental para que nuestro estanco sea seguro.

¿Es esto suficiente?

Vamos a ver porque con tan solo estos 3 elementos bien instalados pueden ser suficientes.

Puerta Exterior

En el punto 1 nos encontramos la puerta exterior de nuestro estanco. Hemos de tener claro que las puertas metálicas onduladas clásicas, las de toda la vida, la que tienen un gran número de establecimientos comerciales de nuestros pueblos y ciudades, son insuficientes para un estanco. Probablemente no lo sean para un gran número de comercios, pero sí lo son para nosotros.

Si disponemos de una puerta de estas características, proponemos estas dos soluciones:

  • Solución económica: instalar una puerta de ballesta o tijera por delante o por detrás de la metálica ondulada ya existente. Mejora: dificulta la posibilidad de corte de la puerta (sistema de robo por “abrelatas”) y dificulta la posibilidad de impacto de un coche (sistema de “alunizaje”).
  • Solución segura: sustitución por una persiana de seguridad tipo autoblocante o similar. Mejora: Al ser una persiana de doble cuerpo es muy difícil el corte (abrelatas) y también ayuda al choque de vehículos (alunizaje) al ser una persiana de mucho más peso y cuerpo.

Puerta Blindada Seguros para Estancos

Alarmas

Las alarmas que comentamos en el punto 2 como elemento clave de la seguridad tiene que hacer una función muy simple pero clave: reducir a muy poco tiempo, 2 ó 3 minutos como máximo, el tiempo que los ladrones van a estar en nuestro establecimiento en busca de su botín. Nada más, ni nada menos. El resto de las funciones de las alarmas modernas (cámaras, filmaciones, visionado desde el móvil,…) son accesorias y desde el punto de vista de la seguridad contra el robo, prescindibles.

Para poder realizar esa función correctamente será necesario:

  1. Que estén cableados todos los elementos (alimentación permanente)
  2. Que cubran todos los huecos,
  3. En caso de paredes vulnerables en almacén, instalación de sísmicos (robo por butrón)

Alarma para Estancos

Puerta de Seguridad

En el punto 3 de estas medidas clave se encuentra la puerta de seguridad o blindada en almacén. Esta puerta es fundamental y es la que encontramos a faltar en muchos estancos.

En el punto 2 comentábamos que el papel fundamental y clave de las alarmas, de los sistemas electrónicos, es la reducción del tiempo de actuación de los ladrones a unos pocos minutos. Pues bien, si durante esos pocos minutos, los ladrones tienen acceso directo a nuestro almacén, su botín será cuantioso y valioso, pero si por el contrario, en el momento de acceder al almacén se encuentran con una puerta de seguridad o blindada que les va a impedir acceder al mismo por mucho que la golpeen y pateen.

El tiempo de que disponen es de muy pocos minutos porque la alarma les está apremiando, huirán sin su preciado botín.

Trabajando juntos se hace la fuerza

Por tanto, la combinación de las medidas 2 y 3, alarma y puerta de almacén,  garantiza y dificulta enormemente la posibilidad de que los ladrones se salgan con la suya.

Son medidas tan sencillas como útiles.

Lo primero que debes hacer

Si no disponemos de una puerta en el almacén, esa debería ser, sin ningún género de dudas, la primera medida de seguridad que debiéramos tomar.

Pero si disponemos de la puerta blindada y nuestra alarma (punto2) no funcionara correctamente al ser inalámbrica (menor fiabilidad) o una deficiente instalación (no cubrir todas las estancias) y dispusieran de un tiempo ilimitado para atacar la puerta, de poco nos serviría la puerta de seguridad.

Robos en Seguros para Estancos