Hurtos en los Estancos

Una historia de robos

Hace unos cuantos años, los hurtos en estancos, fueron las carpetas donde guardábamos el timbre, las letras de cambio, los sellos, etc. las que volaban sin darnos cuenta víctimas de aprovechados y oportunistas al acecho.

Ahora y dado su alto precio, le toca a nuestra mercancía principal: los cartones de tabaco.

La prevención evitando los escenarios de riesgo, es la única herramienta que disponemos para combatir esa plaga que azota nuestros estancos.

Robos en la actualidad

Con la subida año tras año del valor de nuestra mercancía estrella, el tabaco, en su formato de cartón, ha pasado a ser el gran objetivo de oportunistas y demás amigos de lo ajeno.

Ya sabemos que en ocasiones se nos han llevado llevan chicles, encendedores,…y hasta expositores si nos descuidamos!.

Pero el gran problema que en estos momentos azota la seguridad de nuestros estancos, y donde hemos de poner todos nuestros sentidos en el momento de realizar una venta o transacción de cartones de tabaco.

Robos con violencia en Estancos

Como actuan

Analicemos la forma de actuar de los oportunistas causantes de estos hurtos y donde cometemos los “errores” más comunes:

  1. Nos piden 2 o más cartones de tabaco. No es lo mismo que nos los pida un cliente que viene cada día que conocemos lo que fuma, que venga alguien que no hayamos visto en nuestra vida. No nos fiemos solo del aspecto externo, en muchas ocasiones no tienen especial mala pinta. Si no lo conocemos, nos pide varios cartones, y es un varón joven o de mediana edad, no quiere decir que se vaya ir corriendo, pero sí que extrememos las precauciones hasta que finalice la transacción y nos haya pagado.
  2. Depositamos los cartones en el mostrador para realizar la venta. Ese es el “error” principal, depositar la mercancía en el mostrador. El mejor consejo que podemos dar es que mientras el cliente que no conocemos y que nos haya pedido varios cartones, no nos haya pagado, no dejemos ir la mercancía de nuestro control y esté en todo momento fuera de su alcance.
  3. Nos despistan con alguna otra cosa, nos piden algún producto que no tenemos a mano, etc. Pensemos que en numerosas ocasiones no actúan solos, aunque nos lo parezca. Es el momento clave para ellos, llamarán nuestra atención para que nos “despistemos” por unos instantes, perdamos la atención y el control sobre nuestra mercancía. Si notamos alguna pregunta extraña o si debemos abandonar el lugar de venta, retiremos la mercancía del control del cliente. Más vale pecar de desconfiados que sufrir las consecuencias de un hurto.
  4. Y por último, huyen a la carrera…. En ese momento ¿Qué Hacemos? ¿Salimos corriendo detrás del ladrón?¿Gritamos?… nos la acaban de dar en nuestras narices y no podemos hace nada!

 

Lo que funciona

El mejor de los consejos es estar atentos nuestro entorno y a los potenciales riesgos.

Muchos años de mostrador y de innumerables incidencias nos hacen tener un sexto sentido para anticiparnos y prever muchas de estas argucias o pequeños delitos.

Pero vamos a recordar alguno de esos consejos generales que siempre nos pueden ser útiles.

La prevención es el único sistema que funciona.

Cajetillas de Tabaco Robadas

Medidas preventivas generales frente a los hurtos:

  • Control de la mercancía hasta que finalice la transacción. No depositar mercancía en el mostrador y nos desentendamos de ella.
  • Desconfiar cuando notemos que nos están liando con el pago. Billetes pequeños, giros inesperados o bruscos sobre cosas que nos están pidiendo.
  • Protejamos y aseguremos expositores y vitrinas, situando los más valiosos cerca de la caja o donde tengamos una mayor visión, asegurándolos con cierres o pequeñas cadenas
  • Proteger la caja registradora con elementos físicos que dificulten el acceso al cajón desde la zona de público con la finalidad de que no esté al alcance de ninguna mano, aunque sea muy larga.
  • Sensación de control visual y seguridad. Instalación de espejos para los lugares menos visibles y /o cámaras con una pantalla en el establecimiento con las imágenes de nuestros compradores con el fin de que se vean así mismos en el momento de la transacción. Recordad que hay que inscribir un fichero de video-vigilancia en la Agencia de Protección de datos, poner un cartel visible de advertencia con la dirección del responsable de las cámaras y evitar grabar zonas públicas.

Puerta de Cristal en Estanco

Nos han robado…¿que podemos hacer?

¡Denunciar siempre!

Con la reforma del código penal la falta de hurto desaparece y se convierte en delito leve de hurto. Aunque nos pueda parecer que no cambian mucho las cosas, si tenemos en cuenta que por una falta no quedaban registrados los antecedentes penales, ahora como es un delito, aunque sea considerado menor, genera antecedentes penales en todos los casos.

¡Denunciemos!

Los hurtos no tiene cobertura en los seguros

Si no existe violencia o coacción en estos actos delictivos no tienen consideración de expoliación o atraco y no nos los va a cubrir el seguro para estancos.